sábado, 8 de mayo de 2010

Y al traje blanco más miedo le tienen

Cincuenta y seis mujeres se reunieron este sábado en La Habana en casa de Laura Pollán sede del movimiento de las Damas de Blanco para celebrar su Té Literario.
Varias de las Damas de Apoyo habían sido visitadas el viernes por agentes de la policía política para prohibirles que acudieran a la tradicional reunión mensual y, especialmente, a la marcha del próximo domingo Día de las Madres.
Sara Marta Fonseca una de las participantes dijo que, en general, todas respondieron de la misma forma a esas imposiciones: que, efectivamente, ellas no tienen vínculos sanguíneos con los prisioneros políticos del grupo de los 75, pero sí las unen lazos de hermandad y solidaridad con esos presos porque defienden la misma causa..
Y que si el pueblo cubano no tiene vínculos de sangre con los 5 espías y sin embargo el gobierno lo moviliza en “concentraciones populares” para pedir su libertad, por qué las damas y su grupo de apoyo no disfrutan del mismo derecho.
Frente a ese hecho --apuntó Sara Marta-- todas las mujeres que lo sientan y lo deseen, tienen la facultad legítima de marchar junto a las Damas de Blanco y lo haremos cueste lo que cueste...
Por su parte, la también Dama de Apoyo Maritza Castro dijo que “la opinión que hay en el pueblo es de admiración y respeto por nosotras y ellos (el gobierno) lo saben”.
También los represores han hablado con esposas de los prisioneros políticos y le han dicho que si acceden a marchar sin las mujeres del Grupo de apoyo liberarán a sus familiares.
Y agregó la defensora de los derechos humanos: “el régimen reprime a las Damas porque teme que más mujeres del pueblo se incorporen al movimiento. Y al traje blanco más miedo le tienen”.