martes, 25 de mayo de 2010

Corazón y gónadas

Por Manuel Vázquez Portal

Guido Sigler Amaya, tuvo –y tiene- tan poco que se ha acostumbrado a vivir sólo de corazón y gónadas. Con ellos transita las noches de soledad y encierro que le han impuesto.
El parecido con su madre Gloria Amaya no es tan sólo físico. Hay sangre valiente y mirada tierna. No necesita más.
Un cepillo de lustrar zapatos y un jolongo para recolectar naranjas fueron sus maestros en la niñez. El ejemplo de Gloria, la gloria a que aspiraba. Aprendió temprano a subsistir de sus manos, su amor y su coraje.
Tenía sólo cinco años cuando Fidel Castro bajó de sus vacaciones campestres en la Sierra Maestra y hechizó con un manojo de promesas al pueblo cubano.
A tesón puro logró Guido graduarse de técnico en economía para trabajar en un Complejo Agro-Industrial del municipio Pedro Betancourt, en Matanzas. Creyó entonces que habían terminado sus penurias pero pronto comprendió que aquellas promesas eran puras demagogias.
Un día, hastiado ya, se negó a pagar la cuota sindical, su aporte a las Milicias de Tropas Territoriales, pidió su baja de los Comité de Defensa de la Revolución y si no renunció a su Carnet de Identidad fue para no perder esos apellidos que hoy lo hacen un héroe de la patria y para que tuviéramos nosotros la única foto por la que lo hemos conocido....
El 16 de noviembre de 1996, Guido Sigler Amaya fundó, junto a sus tres hermanos y un grupo de jóvenes matanceros, el Movimiento Independiente, Opción Alternativa. Durante casi siete años, su vida se convirtió en un infierno, fue detenido más de treinta veces, golpeado en plena vía pública, inducido a trabajar de limpiador de patios, albañil por cuenta propia, vendedor de cuanto aparecía y obligado a pagar cuantiosas multas por tratarse de ganar la vida de algún modo.
En ese torbellino de maltratos en que el gobierno castrista lo tenía sumido, también le tocó quedarse viudo. Parecía que el destino se ensañaba con Guido.
Pero las desventuras no cesarían. El 18 de marzo del 2003 fue detenido en su vivienda y despojado de los pocos despojos que poseía.
El 4 de abril lo condenaron a 20 años de cárcel, quizás por ser tan pobre, haber sufrido y soñado.
Hace muy poco, ya el colmo, las autoridades cubanas no le permitieron abrazar a su hermano Ariel, el más pequeño, quizás, el más amado, cuando -por separados- los llevaron al obituario de su madre.