viernes, 16 de julio de 2010

"Cuba: un infierno donde no se respetan los derechos humanos"

Arriban dos excarcelados cubanos a España y van 11
La Verdad - EFE/AFP - Madrid - 16/07/2010

Con la llegada ayer a Madrid del disidente cubano Mijail Bárzaga (clic aquí para escuchar sus declaraciones)  asciende a 11 el número de ex presos políticos expatriados a España esta semana después de permanecer varios años en la cárcel por su oposición al Gobierno de la Isla.
Antes de mediodía llegó a la capital española procedente de La Habana Luis Milán, Fernández (clic aquí para escuchar sus declaraciones)  miembro del movimiento Cristiano Liberación, quien salió de cuba acompañado por 11 familiares. Unas horas más tarde llegó a Madrid Bárzaga con ocho familiares acompañantes.
Desde el aeropuerto madrileño, Milán y Bárzaga fueron trasladados a un pequeño hostal habilitado por la Cruz Roja en el madrileño barrio de Vallecas donde se alojan los disidentes desde que comenzaron a llegar a España el pasado martes.
En declaraciones a los periodistas en la entrada del hostal, Milán dijo que deja en Cuba "un infierno" donde no se respetan los derechos humanos y añadió que no se puede "sentir alegre" a pesar de haber sido puesto en libertad y estar en España junto a sus familiares.
El preso excarcelado expresó su escepticismo con el proceso de liberación de opositores, ya que -dijo- es "un truco, un zarpazo de lobo viejo" por parte del régimen castrista que "lo que quiere es ganar un poco de tiempo para retomar fuerza"....

Bárzaga afirmó que se siente "optimista" con la liberación, ya que "puede ser un paso para la democracia". "El Gobierno de Raúl (Castro) ha dado un cambio en estos momentos, nos ha excarcelado a nosotros y tengo fe en que los hermanos que quedaron sigan viniendo o sean puestos en libertad", agregó el disidente.
El régimen cubano se ha comprometido a poner en libertad a 52 presos de forma gradual en un plazo de cuatro meses.
Fariñas espera apoyo
La disidencia cubana dice esperar apoyo de los excarcelados para acelerar cambios en Cuba y lograr que no quede un solo opositor en las cárceles de la isla.
"También se puede hacer anticastrismo desde el exilio, como quiera que sea son representantes del presidio político cubano allá en Europa y podrán denunciar los vejámenes del régimen cada vez que así lo deseen", declaró el sicólogo y periodista opositor Guillermo Fariñas, citó AFP.
"Hay muchos que van a continuar la lucha, incluidos los que se quedan aquí en Cuba, como mi marido (Angel Moya) que no acepta emigrar", comentó Berta Soler, una de las líderes de las Damas de Blanco, familiares de los presos políticos que cada domingo marchan en La Habana para pedir la libertad de sus parientes.