martes, 24 de agosto de 2010

Las Damas de Blanco lamentan que el «destierro» sea la única forma que utiliza el régimen castrista para poner en libertad a los prisioneros de conciencia

Diario ABC.es Día 24/08/2010 - Las Damas de Blanco han lamentado que el «destierro» sea la única forma que está utilizando el régimen castrista para poner en libertad a los prisioneros de la llamada Primavera Negra de 2003, mientras que aquéllos que han expresado su negativa de salir de la isla permanecen todavía detenidos sin saber cuándo serán excarcelados.
La Iglesia Católica ha anunciado este martes la liberación de otros seis opositores, con lo que suman 32 los presos políticos que han aceptado viajar a España a cambio de su libertad. Pero todavía quedan 20 disidentes, de los cuales c inco han rechazado la oferta presentada por el arzobispo de La Habana, el Cardenal Jaime Ortega, de salir de Cuba, y por tanto no han sido liberados. Berta Soler, una de las portavoces de las Damas de Blanco, ha expresado su preocupación por la situación de aquellos presos de conciencia que se niegan a salir del país como lo han hecho hasta la fecha 26 de sus compañeros que han viajado a España. «Ahora no sabemos cuándo van a ser puestos en libertad, todo es una incertidumbre», dijo en declaraciones a Europa Press. Uno de los disidentes contactados este lunes por Ortega fue Nelson Molinet Espino, un activista sindical independiente, condenado a 20 años de prisión, que rechazó la propuesta de trasladarse a Madrid, según indicó la dama de blanco.Con él suman cinco los que han decidido quedarse en Cuba, pese a que por esta decisión su liberación ha sido pospuesta a una fecha incierta. Los otros cuatro disidentes que se niegan a salir de la isla y se lo han manifestado directamente al cardenal de La Habana son Pedro Argüelles Morán, Eduardo Díaz Fleitas, Arnaldo Ramos Lauzurique y Félix Navarro Rodríguez. Algunos de los presos que no han sido contactados como Ángel Moya, esposo de Soler, han adelantado que no aceptarán la propuesta porque no quieren abandonar su patria....

Aunque las Damas de Blanco y un gran número de disidentes dentro y fuera de Cuba han insistido en calificar estas liberaciones como un destierro, Soler considera que «es importante respetar la decisión de estos hombres, porque es válido que quieran irse a España si es la única forma que hay para poder salir de esas cárceles».

Excarcelados en la puerta del avión
Soler recordó que los 26 opositores que viajaron a España fueron excarcelados en la puerta del avión, sin tener la oportunidad de regresar a sus viviendas. «En realidad fueron liberados cuando el avión salió de Cuba. Antes seguían siendo unos presos sin derecho a nada», lamentó.
El presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, aseguró a mediados de julio que la voluntad del Gobierno de Raúl Castro es liberar a todos los presos políticos que no tengan delitos de sangre, aunque deseen quedarse en Cuba. Pero hasta la fecha sólo han sido excarcelados aquellos que han aceptado ir a España.
«Nosotros esperamos que se cumpla con lo que dijo Alarcón y que aquellos que no quieran abandonar su tierra sean también liberados en el periodo de tres a cuatro meses que se habló en julio», afirmó Soler.

Otros destinos
Algunos de los opositores que permanecen todavía en prisión han manifestado su interés en viajar a otros países como República Checa, Chile y Canadá una vez que lleguen a España porque tienen familiares ahí, o porque siempre se han sentido atraídos por sus culturas, según confirmó Soler.
Uno de ellos es Héctor Raúl Valle Hernández, vicepresidente de la Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba, condenado a 12 años de cárcel, quien en un comienzo se mostró interesado en viajar a Chile pero ahora desea residir en Canadá, al igual que Fidel Suárez Cruz, activista del Movimiento 20 de mayo, sentenciado a 20 años de prisión.
Miguel Galbán Gutiérrez, periodista de la agencia independiente Habana Press, condenado a 26 años, ha expresado su deseo de ir a Chile, donde actualmente se encuentra José Ubaldo Izquierdo, uno de los disidentes que viajó a España en julio.