viernes, 10 de septiembre de 2010

Laura Pollán: La izquierda está concientizándose con la situación de los presos y los cambios que deben producirse en la isla.

08 de Septiembre de 2010, LA HABANA, 8 Set 2010 (AFP) - La oposición cubana aplaudió este miércoles la decisión del presidente uruguayo José Mujica de reunirse con disidentes cubanos, lo cual consideró un "punto de giro" en la visión de la izquierda latinoamericana hacia la situación de los derechos humanos.
"Es una expresión muy clara de comprensión y solidaridad humana de parte de este antiguo guerrillero (Mujica)" y "muestra el grado de desgaste del régimen cubano ante los ojos de la izquierda democrática latinoamericana", dijo a la AFP el presidente de la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos (CCDHRN), Elizardo Sánchez. "Estamos muy complacidos. Por lo menos en América Latina marca un punto de giro e indica que hay una toma de conciencia muy grande a favor de la democracia y los derechos humanos", opinó Oscar Espinosa, uno de los 75 opositores condenados en 2003 y excarcelado por motivos de salud.
Laura Pollán, líder de las Damas de Blanco -familiares de prisioneros políticos- subrayó que el encuentro realizado el martes en Montevideo demuestra que "la izquierda está concientizándose con la situación de los presos y los cambios que tienen que producirse" en la isla. Mujica se reunió durante más de media hora con un grupo de disidentes cubanos, entre ellos Alejandro González Raga, ex preso político, quien vive en España desde 2008, y Blanca Reyes, representante en Europa de las Damas de Blanco.


El encuentro se produjo en el marco del proceso de excarcelación gradual de 52 opositores -que quedaban en prisión de los 75-, fruto de un inédito diálogo entre el gobierno de Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega, con el apoyo de España, adonde ya viajó una treintena de los liberados.

Los opositores en la isla destacaron que se trata del primer encuentro de un presidente latinoammericano de izquierda con disidentes cubanos, a los que el Gobierno acusa de ser "mercenarios" de Estados Unidos.

La actitud de Mujica "contrasta con la reiterada negativa de políticos de izquierda españoles y de otros" latinoamericanos, como el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva, de reunirse con disidentes cubanos. Marca un punto de inflexión", comentó Sánchez.